Los anglicismos… ¿amor u odio?
29 abril, 2019
Palabras intraducibles
4 junio, 2019
Show all

Eurovisión y los idiomas

Hasta 1965, no existían normas en Eurovisión referentes a la lengua en la que se cantan las canciones. Lo normal era que cada país presentase una canción escrita en alguna de sus lenguas oficiales. Pero en ese año, fue Suecia quien rompió este estándar con la canción Absent Friend de Ingvar Wixell. Por eso, al año siguiente se implantó una regla que obligaba a interpretar las canciones en las lenguas oficiales de cada país que se presentase, pero Suecia lo volvió a hacer en 1974, con su Waterloo de ABBA, quedando así como ganadora del festival ese año.

Llegado el año 1999, desaparecieron por completo estas normas, permaneciendo así hasta la actualidad. Sin embargo, son las radiodifusoras de cada país las que tienen la última palabra a la hora de establecer estas reglas referentes al lenguaje. Así vemos diferencias tan enormes como, por ejemplo, entre Albania y Suecia, ya que en el primero es obligatorio que la canción que se presenta en la preselección esté en albanés y luego el ganador podrá decidir si traducirla o no para el concurso; sin embargo, en el segundo se debe traducir siempre al inglés.

Desde que desapareció la norma, un gran número de países ha optado por concursar con canciones en inglés, puesto que es un idioma que se ve como ganador. Y parece que funciona. Sin embargo, la victoria de Portugal en 2017 contagió a muchos países a que interpretasen en su propia lengua.

¿Por qué hay países que apuestan por interpretar sus canciones en inglés, en lugar de hacerlo en su propia lengua?

Está claro que actualmente el inglés es el idioma del mundo, es el que utilizamos en general para comunicarnos entre personas de países de habla diferente. Es por ello que al interpretar estas canciones en inglés, el mensaje se trasmite más directo, es más inteligible y, por tanto, llega a muchas más personas.

Es más, hay muchas personas reticentes a las lenguas extranjeras y, aunque les encante el ritmo de la canción, no la van a votar por mucho que les guste, ya que no la entienden. Por tanto, esto hace perder votos a los países que cantan en su propia lengua.

¿Y aquellos que optan por interpretarla en su propia lengua?

Sin embargo, esta traducción o composición en inglés de las canciones tiene también su parte negativa. En primer lugar, de cara al público se pierde una parte de la propia identidad del país, algo tan importante como su lengua, y ya que se trata de un concurso entre países, ¿qué hay más característico que la propia lengua para diferenciarse?

Además, algo muy común de los idiomas son los juegos de palabras y las expresiones, lo que no siempre se puede trasmitir exactamente igual al traducirse, como ocurre, por ejemplo, en la traducción literaria. Al fin y al cabo, las canciones son composiciones poéticas, por lo que están cargadas de metáforas y expresiones que son difíciles de expresar en una lengua diferente a la original, a menos que exista una expresión exactamente igual o que se pueda expresar de otra manera que tenga más o menos el mismo sentido. Es por esto también que muchos países deciden componer en su propia lengua, aunque llegue a menos personas, pero a la minoría que la entiende les llega el mensaje completo.

En España tendemos a interpretar las canciones en español

Si nos centramos concretamente en el caso de España, podemos observar que tenemos tendencia a interpretar nuestras canciones en español. Por ejemplo, este año la canción elegida ha sido La venda, del cantante Miki Núñez, completamente en español e igualmente el año pasado con Tu canción de Amaia y Alfred. Por supuesto, siempre hay excepciones, y en 2016 nos atrevimos por primera y única vez a presentar una canción entera en inglés, con Barei y su Say yay!

También cabe destacar los casos en que se ha hecho una combinación de ambas modalidades, es decir, canciones en español con algunos versos en inglés. No podríamos dejar de mencionar la mítica Europe’s Living a Celebration, de Rosa.

En general, podemos decir que es enriquecedor componer en inglés para hacer que el mensaje de la canción pueda llegar a más personas. Sin embargo, lo que acaba ocurriendo al final, es que el concurso se convierte en un festival de música anglosajona, dejando a un lado la riqueza y variedad lingüística que tenemos en Europa. Veremos esta noche en qué idioma canta el ganador, o la ganadora.  ¡Suerte!

Raquel Martínez Miralles
Raquel Martínez Miralles
Traductora EN/FR-ES. Creadora de contenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
LinkedIn
Facebook
Facebook
Instagram