¡Feliz día internacional de la cerveza!
2 agosto, 2019
Show all

Feliz día internacional de los amantes de los libros

¿Nunca te has parado a pensarlo? Si no hubiera una personita que se dedica a traducir textos de una lengua a otra, hoy posiblemente no hubieses podido leer ni la mitad de los libros que has leído. O si esa persona se limitara a escribir el equivalente en otro idioma palabra por palabra, estoy segura de que tampoco disfrutarías de tu lectura. Pero los traductores literarios dan vueltas y más vueltas a su traducción para conseguir engancharte a ese libro como lo haría el original, hacerte reír, llorar y emocionarte con la misma facilidad. Pero eso de fácil tiene más bien poco. Por eso queremos hacer un breve homenaje a algunos de nuestros compis de profesión, que después de tanto curro se merecen un poco de reconocimiento.

Empecemos por uno de los más conocidos, que, por cierto, es nuestro patrón: San Jerónimo. Este señor tradujo la Biblia del griego y del hebreo al latín. ¡Y sin la ayuda de herramientas de traducción asistida ni nada! Eso sí que tiene mérito. Pero claro, al pobre no le dio tiempo a traducir más cosas en su vida, como el libro es más largo que un día sin pan…

¿Y si os preguntara a cuántos idiomas se ha traducido el libro por excelencia de la literatura española? (El Quijote para los más despistados) Nada más y nada menos que a 140. Para eso hacen falta muchos traductores… El primero de ellos fue Thomas Shelton, que lo tradujo al inglés en 1612. Después de él le siguió César Oudin al francés, y otro, y otro, y otro… hasta hoy, cuando aún se siguen publicando nuevas traducciones.

Y, ya que nos hemos metido un poco más en la edad contemporánea, cabe destacar a Cristina Macía, la traductora de toooooda la conocida saga de George R.R. Martin, ¡Juego de Tronos! Quién le iba a decir a esta traductora, retirada cuando le llegó el encargo, que su traducción iba a ser leída por tal cantidad de gente. Pero claro, a todos los demás nos enganchó tanto como a ella el original, y por eso decidió ocuparse de esa traducción y volver al mundillo.

Pensando en sagas famosas, seguro que también se os viene otra a la mente, ¿verdad? Efectivamente, la de Harry Potter. Sin embargo, nuestra queridísima saga fantástica no es tan monógama como la anterior… sino que ha pasado por las manos de cuatro traductores diferentes para adaptarla al español: Alicia Dellepiane Rawson tradujo, que tradujo el primer libro, Nieves Martín Azofra y Adolfo Muñoz García, que juntos se ocuparon de traducir los tres tomos siguientes, y, finalmente, Gemma Rovira Ortega, que tradujo el quinto, sexto y séptimo. Tiene mérito que hayan conseguido que los lectores en español no percibiéramos ningún cambio de estilo. ¡Enhorabuena a todos ellos!

Sabiendo la increíble responsabilidad y el trabajo que supone traducir una obra, os invito a tener algo más presente la figura del traductor, a apreciar su trabajo y su esfuerzo. Según El Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos” pero hagamos una excepción y prestémosles un poco de atención a nuestros traductores. Celebremos nosotros que podemos seguir devorando libros gracias a los traductores. Happy Book Lovers Day!

Marta Palomo Sierra
Marta Palomo Sierra
Traductora EN/FR-ES. Creadora de contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
LinkedIn
Facebook
Facebook
Instagram