¿Qué es una traducción de calidad?

Calidad, en una de sus acepciones, figura como sinónimo de bueno. Cualquiera busca que su trabajo sea de calidad, y el mundo de la traducción no es ajeno a este concepto. Ahora bien, cuando nos movemos en el mundo de las humanidades y las letras, se puede caer en un subjetivismo facilón y reduccionista. ¿Cómo podemos saber que una traducción es de mayor calidad que otra? En esta entrada, respondemos a esa pregunta.

¿Qué es la calidad ?

Podemos hablar de la calidad como el resultado de la suma de expectativas, atributos percibidos y un proceso de control de calidad. Está relacionada con el valor añadido y la satisfacción, y aplica tanto al proceso como al producto final. No obstante, las reglas ISO solo atienden al proceso y no se encargan de cubrir la calidad en la traducción final. Eso sí, resulta lógico que un proceso de calidad nos conduzca a una buena traducción. Así, la norma ISO 17100 asegura que se ha desarrollado un sistema de gestión del proyecto, que el personal traductor y revisor es nativo de la lengua de trabajo y está cualificado para la lengua y temática del proyecto y que el proyecto cumple con los requisitos del cliente.

Calidad del proceso

A la hora de hablar de la calidad del proceso, se atiende a indicadores como el KPI o los objetivos SMART (Specific, Measurable, Attainable, Realistic, Timely). Existen a su vez procesos de aseguramiento de calidad (que proporcionan la certeza de que los requisitos de calidad marcados se cumplirán) y de control de calidad (que buscan directamente cumplir esos requisitos de calidad) que debemos tener en cuenta e implementar al proceso y al producto. Existen también softwares de aseguramiento de calidad y multitud de normas evaluadoras para la calidad de las traducciones. La calidad en el proceso de traducción se ve, además, comprometida por los costes y los plazos, por lo que siempre se debe buscar un equilibrio.

¿Cómo podemos saber que una traducción es de mayor calidad que otra?

En los últimos años han nacido varios modelos de calidad holísticos que consideran el todo en la calidad en las traducciones. Uno de los más útiles y destacados es el modelo de Conde (2022), que analiza la calidad normativa, funcional y económica del producto y proceso. Así, una traducción tiene calidad normativa cuando se adecúa a la norma de la lengua, calidad funcional cuando funciona en su contexto y para su finalidad y calidad económica cuando la calidad del producto compensa el precio. Por su parte, el proceso tiene calidad normativa cuando sigue las normas de calidad en el proceso, calidad funcional cuando se trabaja de manera eficaz y calidad económica cuando la empresa o el traductor obtienen un valor añadido del proceso.

Como hemos visto, la calidad en la traducción se mide con diversos factores y resulta ser un tema de lo más complejo. En Translatium, realizamos traducciones de calidad siguiendo los distintos procesos y normativas para asegurarnos de que tanto el proceso como el producto sean lo mejor posible. Precisamente, estamos certificados por la norma ISO 17100, siempre estamos comprometidos con obtener la máxima calidad del producto final. Si necesitas una traducción de calidad, somos tu agencia.



Translatium es una agencia boutique, que ofrece servicios de traducción de la más alta calidad, gracias a un experimentado equipo humano y a un cuidado sistema de control de procesos, certificado bajo la Norma ISO 17100.

Translatium

podría interesarte

Empieza a subtitular en 5 sencillos pasos

Empieza a subtitular en 5 sencillos pasos

La traducción audiovisual es una modalidad que trabaja, como su nombre indica, con textos audiovisuales; esto es, textos que se transmiten a través del canal visual y acústico. Constituye una modalidad subordinada de la traducción, puesto que en muchas ocasiones, su...

leer más
Open chat
Translatium
Hola 👋🏻¿en qué podemos ayudarle?